AÑOS 30

Tras las primeras experiencias sonoras de la Warner y en especial, después de la primera película considerada sonora El canto del Jazz ( 1927) el sonido provocó una reacción en cadena. La industria de Hollywood tuvo que hacer frente a esta nueva realidad. Para ello acometió la equipación de los estudios y la compra de nuevos equipamientos para los rodajes.

 

A nivel artístico la llegada del sonido repercutió principalmente en los actores. Tal fue la repercusión que muchos de los actores no lograron superar las prebas sonoras y fueron apartados de la profesión. En apenas tres años se consiguieron  grandes logros como son: el musical de King Vigor Aleluya (1929), Bajo los techos de París (1930) o el Vampiro de Düsseldorf (1931)

 

Es en esta década cuando tambíen se levantaron algunos de los grandes estudios en el mundo: Barrandov ( 1931) Praga, Pinewood (1936) Londres o incluso los estudios españoles Orphea (1931) entre muchos otros.

 

En cuanto a películas de esta década resaltaremos:

 

¡Qué viva México! (1930-1931) de Einsentein, un proyecto que nunca llegó a terminarse por falta de entendimiento con su productor norteamericano.

Luces de la ciudad (1930), de Charles Chaplin.  Este actor se adentró en lo sonoro con una soltura prodigiosa.

No podemos olvidar Drácula o El doctor Frankenstein ambas de (1931). Así como dos grandes éxitos King Kong (1933) y Lo que el viento se llevó (1939) una de las últimas películas de la década de los 30, esta película quedó definida como una super producción como jamás se había visto antes con más de tres horas de producción. Compartió éxito con el Mago de Oz.

Película inspirada en estos años: LA MILLA VERDE